Presidente de la ex Yugoslavia

Josip Broz Tito

Las islas Brijuni son conocidas por muchos años de actividad de Josip Broz Tito, presidente de la ex República Federal Socialista de Yugoslavia.

Tito visitó las islas de Brijuni por primera vez en 1947, y la Villa Blanca se convirtió en su residencia oficial en 1953. Su última estancia en Brijuni fue grabada en 1979. Tito pasó cuatro meses al año en Brijuni. Veliki Brijun y Vanga eran sus lugares de residencia favoritos.  

Tito fue un distinguido estadista y uno de los fundadores del Movimiento de Países No Alineados. El ex presidente de la ex República Federativa Socialista de Yugoslavia en Brijuni recibió a numerosos jefes de Estado y de partido. Brijuni fue uno de los centros influyentes de la política mundial.

 

Desde Brijuni, Tito condujó al estado, partido y el ejercito.

Como amante de la naturaleza, entusiasta de los animales y conocedor de los valores históricos y culturales, Tito ha abogado por la protección de los bosques, el paisajismo, la cría y la ganadería; la investigación y la preservación de monumentos y la organización de instalaciones hoteleras. Gracias a esta elección, los Brijuni se han conservado y se han vuelto atractivos para los turistas nacionales y extranjeros. 

Tito e Istria

Josip Broz Tito mantuvo relaciones cordiales con sus vecinos. Recibió representantes de organizaciones sociopolíticas y de muchas comunidades. Conoció la gente de Istria quedándose con ellos; a menudo visitaba organizaciones de trabajo, escuelas, hospitales, asistía a eventos culturales y asambleas populares. 
Tito llegó a la isla de Vanga por primera vez remando en la canoa, en 1952. Comienza la recuperación de la isla, y muy pronto se formaron objetos e instalaciones comunes: sombras de paja, salón indonesio y de pescadores, sala eslovena, cocinas con trastero y otras comodidades. La vegetación intacta dominada por bambú y dos jardines que rodean el  gabinete con un taller y un laboratorio fotográfico. La parte sur de la isla,  en una exuberante vegetación mediterránea, esconde el jardín, el huerto, el viñedo, las plantas de mandarina, y el antiguo y nuevo sótano.
 

Tito en Brijuni 

Tito se comportaba como si las islas de Brijuni fueran su casa.  Inmediatamente después de su llegada, comenzó una intensa renovación y desarrollo de las islas. Se rehabilitaron las consecuencias del bombardeo, se recuperó el inventario, se instaló un nuevo conducto de agua y se instaló el cable eléctrico Fažana-Brijuni. Corrigieron los daños en hoteles y villas, limpiaron los bosques, los parques, se protegieron los monumentos culturales y se restauraron los zoológicos. Los hoteles "Neptuno I" y "Neptuno II" fueron completamente destruidos por bombardeos. Sobre los cimientos de "Neptuno II". En 1961 se construyó el Hotel "Istra". 
Tito no solo recibió a los estadistas, políticos y diplomáticos en las islas de Brijuni, sino a muchas figuras públicas y culturales (Valentina Tereshkova, Che Gevara, Alberto Moravia, María del Mónaco, Sofía Loren, Carlo Ponti, Gina Lollobrigida, Elizabeth Taylor, Richard Burton y muchos demás del país y del extranjero). 

Tito se casó tres veces. Con su primera mujer Pelagija Belousova, tuvo tres hijos: Žarko, Zlatica y Hinko que murieron de niños. En el segundo matrimonio con  Herta Haas,  nació Mišo, y con Jovanka Budisavljević no tenía hijos. Tito murió teniendo dos hijos, seis nietos, nueve bisnietos y dos tataranietos.  
 

Tito en su tiempo libre

Durante el descanso entre el Sendero de la Paz, el Congreso, la Sesión, el Presidente Tito utilizó el ocio en actividades que expandieron sus horizontes y profundizaron su conocimiento. La luz en su cuarto estaba ardiendo toda la noche. Le gustaba fotografiar. A menudo grababa y tomaba fotografías en el laboratorio fotográfico de Vanga, para el cual una parte del equipo fue donado por el presidente Kennedy de los Estados Unidos. 
Su amor por los animales se expresa en la crianza y protección del mundo animal de Brijuni. Además de las especies autóctonas, en el zoológico y en safari parque habían muchas especies de animales, regalos de diferentes partes del mundo. 
Tito a menudo paseaba por Brijuni, trabajaba en el huerto y en viñedo, cuidaba de los árboles, monumentos culturales, rarezas naturales, arte y otros valores. "Las mandarinas de Tito" son ampliamente conocidas en todo el estado anterior, así como un estudio de la localidad "Castrum Bizantino", que completó la historia de Brijuni desde Siglo II a. C hasta siglo XIV. d. C.

Tito y los estadistas

En Brijuni,  Tito realizó una parte significativa de sus actividades estatales y políticas. En noventa reuniones, habló con presidentes, reyes y emisarios de sesenta estados, y también se reunió con los presidentes de los  gobiernos y ministros de algunos de los países del mundo. En Brijuni, Tito recibió más de doscientas cincuenta delegaciones estatales y parlamentarias, de  partidos, sindicales, militares, científico-técnicos y otras delegaciones extranjeras y el doble de delegaciones de la antigua Yugoslavia. Habló con más de 300 jefes de misiones diplomáticas nacionales y embajadores acreditados en el territorio de la antigua Yugoslavia. 

Los estadistas y líderes de partidos del este y oeste, de África, Asia y otros continentes, vinieron a Brijuni para intercambiar consejos e iniciar una iniciativa internacional con Tito. Entre ellos se encuentran Haile Selassie de Etiopía, Gamal Abdel Naser, Presidente de Egipto, Jawaharlal Nehru, Primer Ministro de la India, Huari Bumedián, Presidente de Argelia, Kenneth Kaunda, Presidente de Zambia, Kwame Nkrumah, Presidente de Ghana, Habib Burgiba, Presidente de Túnez, Ahmed Sukarno, presidente de Indonesia, Hua Guofeng, presidente de China, Fidel Castro, presidente de Cuba, Ho Chi Minh, presidente de Vietnam y Urho Kekkonen, presidente de Finlandia. 

Los invitados de Tito en Brijuni fueron los líderes políticos estatales de los países de Europa del Este Nikita Jrushchov, Leonid Breznev y Nikolai Podgorn, luego Nicolae Ceausescu, Janos Kadar, Edward Gierek, Walter Ulbricht y Jumzagin Cedenbal. 

Tito recibió a un gran número de monarcas en Brijuni: excepto Hail Selassi, recibió a Paul, Rey de Grecia, Sihanuk, Príncipe de Camboya, Zahir, Rey de Afganistán, Pahlavi, Sah de Irán, Olaf, Rey de Noruega, Jean, Gran Duque de Luxemburgo, Reina Juliana Holanda, Isabel, reina de Gran Bretaña, Birendra, rey de Nepal, Margarita, reina de Dinamarca y Hussein, rey de Jordania.

Tito y los No alineados

Las islas Brijuni han sido conocidas como la "isla de la paz" y el "puerto de tierra no alineada" después de la  reunión trilateral de Tito-Naser-Nehru en 1956, en la que se sentaron los cimientos de la política de no alineación y la "Declaración de Brioni". 

Tito abandonó Brijuni por la última vez el 29 de agosto de 1979 y se fue a la 6ª  Conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno de Países No Alineados  en La Habana.